Zombieland: Double Tap (2019)

Por: Noel A. García

La espera ha acabado, dirigida por Ruben Fleischer (Zombieland, Venom) y escrita por Thett Reese (Zombieland, Deadpool), Paul Wernick (Zombieland, Deadpool) y David Callaham (The Expendables, Godzilla, Wonder Woman ’84); y con un elenco (ahora todos nominados al Oscar) compuesto por Woody Harrelson (Natural Born Killers), Jesse Eisenberg (The Social Network), Emma Stone (La La Land), y Abigail Breslin (Little Miss Sunshine, My Sister’s Keeper).

¿Qué tal?

Con más acción y menos diálogos este filme hubiera sido uno bueno, pero Zombieland: Double Tap se queda corta. La dirección de Fleischer es decente, pero el guion es pésimo. La historia no es nada del otro mundo, tampoco esperaba mucho. Intentaron capturar el encanto de la primera película, pero fallan en hacerlo, y el resultado una copia inefectiva hecha diez años después.

El desarrollo de la historia comienza lento, luego parece que va a mejorar, y uno piensa “ahora es que se va a poner Buena”, pero nuevamente se torna lento. Hasta que termina aburriendo, y ese es uno de las peores críticas que le puedo dar a una película. Prefiero que sea mala a que sea aburrida.

Las actuaciones en general son acceptable. El elenco hace lo que puede con el guion brindado, pero más que todo parecen caricaturas de los personajes que nos enamoraron en el 2009. Woody Harrelson destaca, nuevamente, como Tallahassee. Por el contrario, no sorporté a Madison, el nuevo personaje interpretado por Zoey Deutch (Why Him?). Este es el cliché de la típica rubia tonta y es un personaje tan insignificante y forzado que se torna hermoso no verlo en pantalla, aunque sea por 5 minutos.

No todo es negativo, Rosario Dawson, quien interpreta a Nevada, hizo un buen trabajo como la badass y contra parte de Tallahassee. El amor está en el aire para esta duo naturalmente nacidos para matar zombies (¿entendieron la referencia?).

La cinematografía de Chung Chung-hoon (It, Oldboy) es, como era de esperarse, uno de los aspectos más destacable de la película. Muchas veces los visuales capturan la magia del primer filme, pero esto es opacado una y otra vez por el guion.

El diseño de los zombies me gustó mucho. Al mejor estilo de los video juegos, hay nuevas variaciones de zombies y eso fue divertido de ver. Después de tantos años viendo a los mismos walkers en The Walking Dead, cualquier cambio es bienvenido.

Lo más que me gustó fue la música compuesta por David Sardy (Zombieland, End of Watch, Bright), quien como muchos regresó a esta secuela y dio lo mejor de sí.

Una de las mejores escenas está en los créditos, así que no te vayas de la sala, porque está brutal.

Conclusión

El guion es la base de cualquier película, es por esto que resulta frustrante ver que Double Tap tirara por la ventana el potencia que tenía de igualar o superar al filme original. No es lo peor que he visto en el 2019, y puedo decir que en momentos hasta entreteniene con sus escenas de acción, zombies y personajes. Pero al final del día es una película más del montón. Estoy seguro que al público general le va agustar y todo el que haya visto Zombieland (2009) debe ver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *