Loading

wait a moment

Crítica | Upgrade (2018) ★★★2/3

Sin lugar a dudas la sorpresa de la primera mitad del año. Upgrade se comporta como un episodio de Black Mirror de 1 hora y 40 minutos, con una sorprendente cinematografía y una historia que no sobre impone su estadía, pero a la cual no le hubiese afectado durar unos 10 minutos más para profundizar en los diferentes aspectos tecnológicos y en los antagonistas presentados.

Su historia: En un futuro no muy lejanos, Grey Trace , interpretado brillantemente por Logan Marshall-Green (no, ese no es Tom Hardy), es un mecánico que queda cuadripléjico tras el brutal y misterioso ataque de un grupo de criminales, quienes en el proceso también mataron a su esposa. Obviamente deprimido por la situación, Grey ve una oportunidad de poner todo en orden cuando es elegido para someterse a una operación en la cual le implantaran un ship experimental con un programa conocido como STEM.

Con ayuda de STEM Grey podrá recuperar sus funciones motoras y de paso descubrir quienes asesinaron a su esposa y por qué lo hicieron.

Básicamente si mezclas a RoboCop, con Neo y Jarvis, tienes a STEM.

En cuanto al aspecto de thriller de venganza Upgrade es la típica película que hemos visto miles de veces y no trae nada nuevo. Sin embargo, cuando se introduce las funciones de STEM la ciencia ficción toma virtualmente el control de esta trama y la convierte en una experiencia violenta, divertida y con un inesperado, pero bien ejecutado, humor negro.

Me atrevo a decir que la exposición de personajes en el primer acto, aunque necesaria, fue lo más aburrido del filme, pero una vez vemos la primera pelea vas a quedar sorprendido por la mezcla de tonos y ejecución de las escenas.

Altamente recomendable.

(Visited 130 times, 3 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *