Loading

wait a moment

A Quiet Place (2018) ★★★★1/2

Al igual que el año pasado con Get Out (dirigida y escrita  por Jordan Peele) tal parece que es una buena idea dejar a actores/escritores mayormente conocido por comedias hacer películas de género. Esta vez es el turno al bate es para Jim de The Office de dirigir.

Protagonizada por John Krasinski (quien también dirige, co-escribe y produce)Emily Blunt (Edge of Tomorrow), y los jovenes Millicent Simmonds Noah Jupe, tenemos este filme que funciona gracias al buen desarrollo y drama familiar entre sus personajes. La historia gira en torno a la familia Abbott, quienes intenta seguir sobrevivir tras la Tierra ser debastada por la llegada de criaturas alienigenas que atacan a todo lo que haga sonido. 

Me gustó tanto cuando la vi que tuve que fue inevitable volver a verla en el cine. Creo que eso deja claro lo mucho que recomiendo A QUIET PLACE, al momento este es mi película favorita del 2018. Su premisa te pone en tensión sin tan siquiera saber a qué hay que temerle. El silencio en la sala en ambas ocaciones que la vi muestra lo bien lograda que es como pieza de misterio/horror. Una vez termina la primera escena y descubrimos a qué temerle el filme mantiene esa sensación de constante peligro hasta los créditos finales.

Logra ser entretenida gracias a los jump scares, pero la efectividad de su horror recae brillantemente en el desarrollo de los personajes. La historia se toma su tiempo para mostrar la dinámica entre cada uno de ellos y los arcos de historias son claros. Es por eso que cuando algo está a punto de pasarle a los personajes uno sufre y desea que sobrevivan.

La inhabilidad de no poder hacer ruido es tan protagonista como los personajes, lo cual resulta en una hermosa mezcla de sonido y elecciones musicales, pero esto no significa que no haya una conversación constante entre la familia. Quizás no hablan mucho, pero uno sabe en todo momento qué está pasando por la mente de esta ellos y cómo se sienten. Aquí se demuestra la gran afinidad y sensibilidad creativa por parte de los cineastas detrás y frente a las cámaras de este proyecto.

Como dato curioso, la joven actriz Millicent Simmonds, quien interpreta a la hija mayor de los Abbott, en la vida real es sorda, tras ser sobre medicada cuando pequeña. Su actuación en el filme es impresionante y le brinda honestidad a la trama.

La cinematografía es hermosa, casi espiritual cuando los personajes están a solas y se torna claustrofóbica cuando desea que se sienta el horror. La cámara se mantiene en constante moviento y esto hace que cada escena tenga vida propia.

El diseño para las criaturas, el cual sé que no soy el único que pensó en el demogorgon, me encantó y no sé porque ahora me hace pensar en Tremors (1990). Creo que se debe a la simpleza con la cual explican a este ente, pero sin carecer de detalles o complejidad.

El final me encantó. Si lo fuera a describir con una palabra sería “badass“. No necesitas ver lo que va a pasar después que la pantalla se va a negro, porque ya lo sabes, y en el momento exacto donde termina es perfecto.

A Quiet Place tiene todo el entretenimiento que uno busca en un filme de horror, más la profundidad de un excelente drama familiar.

(Visited 34 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *