Crítica | Justice League (2017) ★★★★☆

Ver Justice League y salir de la sala con una sonrisa en el rostro es algo que no esperaba. Fui con las expectativas de simplemente disfrutar de un filme más de super héroes y, aunque ciertamente lo es, terminé más que complacido al presenciar una película con muchos momentos emocionantes e inclusos algunos de grandeza. Sin embargo, no son sólo esos momentos los que hacen destacar a la historia, sino los personajes, interpretaciones y dirección durante las escenas.

Obviamente, este no es un filme perfecto, desde la primera escena hay cosas negativas a criticar (para ser justo también hay cosas que apreciar), pero en general logra cumplir su propósito principal, contra todo pronóstico, de unir a la Liga y dejarnos con ganas de quererlos ver nuevamente juntos.

Lo peor de esta producción es el CGI y por mucho. Uno nota las escenas en las que Henry Cavill tiene bigote; el villano Steppenwolf no es creíble y Cyborg tiene momentos en que se ve bien y otros fatal.

La música es buena, pero me decepcionó un poco, no por su calidad, sino por lo poco memorable que es. Sólo cuando se presentan los temas ya establecidos para los personajes uno la nota.

Narrativamente, el primer acto es uno acelerado, y ligeramente forzado en su desarrollo, pero logra ser cohesivo gracias a la química del elenco y a la realización de los personajes. Los héroes se unen por un bien común y aunque no todos quieren hacerlo, o tan siquiera creen que pueden hacerlo, no se fuerza una fricción entre personajes que no sea necesaria.

La primera escena de Steppenwolf es por mucho la mejor que tiene el personaje y lo establece como un obstáculo a superar, pero el desarrollo del personaje se queda rezagado y termina siendo un gigante villano genérico hecho a computadora del montón. Afortunadamente la película se llama Justice League y no Steppenwolf; o sea el enfoque es en la Liga, y el antagonista, aunque débil, cumple su propósito, unir a los héroes.

Ben Affleck demuestra una vez más que es la encarnación de Batman más fidedigna a los cómics y uno de los mejores que hemos visto en la pantalla grande. Me encantó que en el contexto de la historia no lo presentaran como el personaje que puede superar cualquier obstáculo sólo con las herramientas de su cinturón, sino como un humano badass que hará todo lo posible por salvar la Tierra.

Gal Gadot ha convertido al personaje de Diana Prince/Wonder Woman en suyo y es difícil no disfrutar verla como la guerrera amazona. Aquí se sigue desarrollando el arco de historia de esta en maneras sutiles, pero coherentes, que hacen del personaje uno de los más interesantes.

Ezra Miller como Barry Allen (aka The Flash) es un personaje que desprende una energía y comedia que era necesaria en el DCEU. A pesar de ser el comic relief, su personaje no se vuelve el payaso del grupo sino la alegría de este. Ya quiero ver el filme stand alone de Flash.

Cabe mencionar que el humor presentado no se impone ni afecta el tono de comicbook de la película. Dicho eso, no se puede negar que es la producción con más humor del DCEU.

Jason Momoa como Arthur Curry/Aquaman le da una presencia al personaje que el público general necesitaba ver. Si bien el aspecto físico del actor es uno imponente, el personaje no es uno del todo serio. Momoa logra explotar un humor sarcástico y casual que lo hace brillar a pesar de ser el personaje de la Liga menos desarrollado. Aunque su unión en el grupo es la más forzada la química entre el grupo de actores y actriz hace que esto pase casi desapercibido, pero es algo que no se puede ignorar del todo.

Ray Fisher como Victor Stone/Cyborg es el personaje que más desarrollo necesita para la audiencia general, ya que no es tan conocido como los otros (y hasta los fanáticos de Teen Titans tienen que admitirlo); afortunadamente se le brinda el suficiente tiempo en pantalla e importancia como para que lo apreciemos. No creo que valga la pena hacer una película stand alone del personaje, pero sí me gustaría seguir viéndolo apareciendo como invitado en otros filmes del DCEU.

Finalmente, Henry Cavill como Clark Kent/Superman, es en más de una forma simple GLORIOSO (a pesar de su bigote “borrado” con CGI). Es quien se roba el show. Creo que todo fanático del personaje va a quedar muy satisfecho con el trato (respeto y cariño) que se le da al personaje en esta película.

Al final del día uno quiere volver a ver a la Liga en otra película. La química de los actores es increíble y todos tienen al menos dos a tres escenas en las que destacan. En general, creo que es un buen filme y a diferencia de BvS no deja un sabor agridulce sino una gran expectativa. De cierta forma corrige muchos de los errores del pasado y nos demuestra que Warner Bros. ha aprendido de sus errores. Si Wonder Woman (2017) enderezó el rumbo del DCEU, entonces JL vendría siendo ese segundo gran paso hacia la grandeza. En el proceso, logrando revivir, como a Superman, las esperanzas por el futuro (o futuros alternativos) de este universo cinemático.

Todo fanático de los cómics o los personajes va a disfrutar de las alusiones a otros personajes. Les recomiendo que se queden hasta el final de los créditos, van a disfrutar lo que verán.

Si quieren leer la reseña con spoilers pueden acceder aquí. (aún no está disponible) 


Publicaciones relacionadas:

Crítica | Wonder Woman (2017) ★★★★☆

Crítica | Suicide Squad (2016) ★★★☆☆

Crítica | Batman V Superman: Dawn of Justice (2016) ★★★☆☆

Análisis | Batman V Superman: Dawn of Justice (2016)

(Visited 328 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *