Crítica | Blade Runner (1982) The Final Cut ★★★★☆

Antes del estreno de la, al momento, críticamente aclamada secuela decidí ver por primera vez (lo sé, shame on me) este filme de culto, considerado por muchos un clásico de la ciencia ficción.

Aparte del título, director y los actores que componen el elenco, no sabía nada sobre la trama de la película; así que se imaginarán mi sorpresa al darme cuenta que BLADE RUNNER es en su mayoría un crime thriller neo-noir que casualmente se desarrolla en una versión futura del 2019 tecnológicamente mucho más avanzada que la nuestra.

Para beneficio de los seguidores que saben poco o nada de este filme (véanlo):

Su trama se tiene un enfoque triangular de personajes. El primero, y principal, es agente Rick Deckard (Harrison Ford), quien pertenecía a la unidad Blade Runner de Los Angeles (agentes especializados en encontrar, identificar y matar a los *Replicans) y es obligado a hacer un último trabajo. La segunda es Rachel (Sean Young) de la cual no voy a escribir para no revelar aspectos importantes de la trama. Y por último el líder de los replicans, y antagonista, Roy Batty (Rutger Hauer). Las historias y motivaciones de estos tres personajes se entrelazan con armonía, pero de una manera poco tradicional.

Los *Replicans en resumen son réplicas humanas creadas por la Corporación Tyrell. Tienen más fuerza y resistencia que los seres humanos y al menos la misma inteligencia. Son utilizados para trabajar en otros planetas (básicamente son esclavos) y están prohibidos en la Tierra.

Uno de los aspectos más destacables (al menos del Final Cut) es cómo logra mostrar por partes iguales el sentir del personaje principal y su antagonista. Esto crea un momentum que va en crescendo hasta llevarnos a la confrontación final entre el héroe y el villano; es aquí cuando BLADE RUNNER trasciende.

Su sublime acto final es uno inesperado, profundo y lleno de tensión. Toca temas filosóficos que, junto a alegorías y simbolismos, intencionalmente me dejaron haciendo mil preguntas. Si bien puedo encontrar estas respuestas con una sencilla búsqueda en el internet, BLADE RUNNER es un filme que motiva a volverlo a ver para entenderlo, apreciarlo y disfrutarlo más.

Simplemente es una de esas películas que tienes que ver varias veces.

No es un filme perfecto. Su desarrollo es bastante lento en los primeros dos actos (un slow burn). Esto puede resultar tedioso para el público joven que la vea por primera vez tras más de 30 años de su estreno original. Sin embargo, para mí el mundo de BLADE RUNNER es uno hipnotizador, imposible de no disfrutar por lo bien realizado que está, y sobre todo uno al cual estoy loco por seguir viendo. Lo cual contrasta magníficamente con la historia que presenta, la cual es una de menor escala y carácter personal para los personajes.

Tras verlo pienso que Ridley Scott intentó expandir el concepto utilizado para los Replicans en Prometheus (2012) y Alien: Covenant (2017), pero no ha logrado capturar con David en 2 películas lo que hizo con Roy en 1.

BLADE RUNNER es un filme complejo en escala, pero con una bella simpleza, casi mundana, en sus personajes que la hace brillar. Obviamente, es una película la cual recomiendo. Su estatus de culto y clásico de ciencia ficción es más que merecido. Pero ahora que ya vi esta versión me gustaría que me dijeran cuál es la próxima que debo ver.


Publicaciones relacionadas:

Crítica | Blade Runner 2049 (2017) ★★★★☆

Crítica | Alien (1979) ★★★1/2

Crítica | Alien: Covenant (2017) ★★★☆

(Visited 7 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *