Crítica | Blade Runner 2049 (2017) ★★★★☆

Esta película es laaaaaaargaaaaaaaas, pero cada minuto de duración vale oro para todo cinéfilo que, además del entretenimiento, puede apreciar una buena narrativa. Eso si, no les recomiendo que beban nada antes de entrar a la sala.

No tienes que ver BLADE RUNNER (1982) para entender la historia, ya que 2049 se toma TODO EL TIEMPO DEL MUNDO para establecer su trama, personajes y mundo en que se desarrolla. Sin embargo, es recomendable que vean el filme original dirigido por Ridley Scott para apreciar las referencias, pero sobre todo para que no vayas con una idea equivocada del tipo de película que vas a ver. BLADE RUNNER (1982) no es un filme de acción y ciencia ficción, sino un thriller neo-noir de investigación que se desarrolla en un universo tecnológicamente mucho más avanzado que el de nosotros, y lo mismo se puede decir de esta secuela.

Si bien la acción presentada es minimalista, cuando sucede es grata y cruda.

La tensión lograda durante las 2 horas y 45 minutos (aproximado) de su duración es destacable, mas no puedo decir lo mismo de los predecibles “plot twists” que tiene. Afortunadamente estos giros no afectan demasiado la experiencia general de volver al mundo de BLADE RUNNER, lo cual es la atracción principal de la película.

Su libreto es uno brillante y hace que esta secuela no tenga nada que envidiarle a la original, en especial con las preguntas filosóficos que presenta sobre la esclavitud, el amor y lo que nos hace seres humanos. Todo es ejecutado incluso con más destreza y estructura que en la primera parte. En lo personal prefiero la simpleza mundana del primer filme, pero 2049 nos presente una expansión más compleja, enigmática y sofisticada de estos tópicos.

Como era de esperarse, la cinematografía de Roger Deakins es exquisita; de las mejores del año. Esta se combina con el magistral diseño de escenarios y la música, para traer una experiencia que en momentos hipnotiza y te adentra a un mundo del que simplemente no te cansas.

Los personajes están bien realizados, tanto en el papel como por la ejecución de los actores, pero, aunque no hay nada malo que decir sobre ellos, son el punto más débil de esta producción.

El elenco; Ryan Gosling hizo un buen trabajo como protagonista; Harrison Ford interpreta mejor que nunca a Deckard; entre todo el elenco es Ana de Armas quien se roba el show. Su personaje y la relación que tiene con el Agente K (Gosling) es de lo más interesante y una de las sorpresas mejor realizadas de la película.

Hay que darle todo el crédito al director Denis Villeneuve, quien con consistencia ha realizado proyectos que nos recuerdan porqué amamos el cine. Ridley Scott creo en la primera película un mundo cautivante al cual quería volver, Villeneuve en la secuela hace que nunca me quiera ir de el.

¿Pudo durar menos?
Definitivo. Fácil 20 minutos menos.

¿Debe durar menos?
No creo, es el director quien debe determinar eso.

¿El público general/casual la va a apreciar?
Espero equivocarme, pero probablemente no lo harán. Este es un filme que se cocina a fuego lento y la masa se ha criado en la generación del Fast food, Internet e Instagram (todo es al instante y poco nutritivo). Al igual que la original, BLADE RUNNER 2049 merece tener más exitoso comercial, y está destinada a ser una película de culto. Todo aquel que quiera ver cine “comercial” en su mayor expresión, debe verla en IMAX.


Publicaciones relacionadas:

Crítica | Blade Runner (1982) The Final Cut ★★★★☆

Crítica | Arrival (2016) ★★★★1/2

(Visited 10 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *