Crítica | Broche de Oro: Comienzos (2017) ★★★3/4

Con Comienzos el director y guionista Raúl Marchand nos presenta la precuela del exitoso filme puertorriqueño del 2012, Broche de Oro. Esta vez vamos cómo Rafael Medina (Jacobo Morales), conoce al hipocondriaco Anselmo “Elmo” Rodríguez (Adrian Garcia), a Pablo Diaz (Diego de la Texera) y al resto de la pandilla en el asilo de ancianos.


La historia

Tras la muerte de su esposa y retirarse, Rafael Medina (Jacobo Morales) debe acostumbrarse a la idea de vivir en un asilo para anciano. Lejos de este ser el lugar donde se siente a esperar la muerte, Rafael descubrirá, con la ayuda de sus compañeros, que aún le queda por vivir.


Creo que lo primero que tengo que admitir es que aún NO he visto la película original y afortunadamente no hay que hacerlo para disfrutar de esta producción. Dicho eso, gracias al excelente trabajo realizado durante esta precuela necesito ver más de estos personajes y sobre todo de la dirección de Marchand.

Con facilidad, Broche de Oro: Comienzos es uno de los mejores trabajos cinematográficos puertorriqueños que he visto en mi vida. Su historia se desenvuelve con maestría y tiene un buen balance entre humor, desarrollo de historia y exposición de personajes.

Su calidad es de excelencia. La cinematografía fue lo primero, más no lo último, que me sorprendió. Visualmente esta es una película que merece ser vista en el cine. Lo mismo se puede aplicar a mezcla y edición de sonido, lo segundo que me sorprendió; también merece ser experimentada en el cine.

La edición es virtualmente perfecta y hace que el ritmo narrativo sea uno en constante progresión. El resultado final, un filme fácil de ver y disfrutar.

La dirección saca provecho tanto de el guion como el talento que tiene frente a la cámara y, aunque el final carece impacto, presenta en general un trabajo sólido de principio a fin; y uno del cual me emociona escribir.

Más allá de todos los aspectos técnicos que disfrutes, lo que hace a Comienzos destacar es la honestidad con la cual es presentada su historia y sus memorables personajes. Entre las constantes escenas de humor hubo momentos tristes que fueron ejecutados sin que se comprometira el entretenimiento y a su vez elevaron la historia. Al terminar la película uno quiere ver más de ellos; he aquí la ventaja de no ver la original, ahora puedo disfrutar de ella por primera vez.

No es para nada perfecto, siento que el arco de historia entre Rafael y Carlos, su nieto, fue uno forzado y estuvo ahí sólo para conectar con la primera. También tiene uno que otro error de continuidad (nada grave), pero realmente no hay mucho negativo que comentar.

Emociona ver una producción hecha en tu país de esta calidad. Excelente dirección, cinematografía, ritmo narrativo, libreto, actuaciones, mezcla y edición de sonido. Los personajes son divertidos y bien utilizados en la trama. La historia es una sencilla, pero bien ejecutada. Logra ser emotiva sin comprometer el entretenimiento. Te hace reir, llorar y nuevamente reir. A la fecha, el mejor filme puertorriqueño del 2017.

PS: tengo que añadir, que además de todo lo escrito, la película logra, celebrar en vida el legado de Shorty Castro con una secuencia sumamente memorable.


Publicaciones relacionadas:

Crítica | Vico C: La vida del filósofo (2017) ★★★☆☆

Crítica | Extra Terrestres (2017) ★★★☆☆

(Visited 27 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *