Crítica | Extra Terrestres (2017) ★★★☆☆

La directora y guionista Carla Cavina presenta este drama familiar, que sin lugar a duda se debe colocar entre los mejores filmes puertorriqueños hechos en los pasados 10 año. Siguiendo la tendencia de Antes que cante el gallo (2016) y La Granja (2015), Extra Terrestres representa otro paso para la evolución del cine local. Al salir de la sala sentí orgullo por ver una producción de buena calidad y una historia que intenta con todas sus fuerzas ser diferente. El esfuerzo puesto detrás y frente a las cámaras es palpable. Sin embargo, no puedo evitar sentir que aún no estamos en donde podemos aspirar, pero son películas como estas las que nos acercan.

¿De qué trata?

Con toques de comedia y ciencia ficción Extra Terrestres cuenta la historia de Teresa (Marisé Alvarez), una exitosa joven astrónoma, que regresa a la isla (Puerto Rico) para invitar a su familia, la cual no ve hace 7 años, a su boda. Pero antes de revelar la identidad de su pareja tendrá que reconciliarse con su padre, Arcadio Díaz (Emmanuel ‘Sunshine’ Logroño), un hombre a la antigua y presidente de una exitosa empresa puertorriqueña de pollos.

Antes de verla

Cuando vi el tráiler de Extra Terrestres me gustó el tono y concepto de la película, pero siendo honesto me preocupó la elección de Emmanuel Logroño como el patriarca machista de la familia. Con esto en mente, es un alivio poder escribir que el comediante hizo un buen trabajo con su personaje. Sigo pensando que otro actor con más experiencia dramática hubiese sido una mejor elección para el papel, pero al final Logroño prevaleció.

Al verla

Desde el primer segundo se nota el esfuerzo hecho por todos los envueltos en este proyecto para que sea uno diferente. Los efectos visuales del espacio son destacables. Una vez en la Tierra, la primera escena presenta un escenario hermoso, con una colorización mágica que me impresionó mucho. Los personajes de Marisé Alvarez y Prakriti Maduro son presentados eficientemente y con un gran ritmo narrativo la historia fluye impecablemente durante sus primeros minutos.

Una vez en la isla, la familia Diaz es introducida y vemos la dinámica entre ellos. Pasan sólo segundos para que uno sepa el tipo de personajes que veremos, pero gracias a la dirección y guion de Cavina esto funciona a favor del filme. Si bien no todos los elementos de la historia me gustaron, no puedo negar que el libreto de esta película es uno bien estructurado.

La ya mencionada colorización cambia en las escenas en Puerto Rico; se vuelve una menos impresionante, pero más criolla; lo cual también tiene su valor porque le da identidad a la producción. La hace sentir puertorriqueña.

Algo que me encantó es la ambientación campesina, en la montaña, y lo centrado que está la trama en la familia. Resulta refrescante ver como lograron combinar de una manera sutil un drama familiar, con la jocosidad que distingue a los boricuas, y una pizca de ciencia ficción.

Algo que no me encantó fue los constantes cortes a escenas en el espacio. Sé que están ahí con un propósito, el cual no logré entender del todo. Hasta cierto punto se siente como si no hubiesen encontrado una mejor forma de hacer transiciones entre escenas. Tampoco me gustó el arco de historia del niño, Andrés. Si bien el personaje le añade un elemento único y hasta tierno a la trama, lo hace mientras sacrifica el tiempo en pantalla de otros personajes que al final de la película necesitan un poco más de exposición. Siendo honesto, voy a parecer cruel al escribir esto, pero es la verdad, no siempre es buena idea poner a un niño a actuar.

La música impresiona en un principio, pero llega un momento en el cual abusan del elemento western en las composiciones. Sí, sé que es un homenaje a ese tipo de cine y sus personajes, pero a las composiciones le falta más sabor boricua.

Mi escena favorita es cuando Teresa y Arcadio están montando a caballo. Eso fue perfección. Desde la toma hasta los diálogos.

Sobre las actuaciones

Marisé Alvarez como protagonista fue excelente. Una gran elección. Ella es quien carga, sin problemas, la trama. Quiero ver más de ella en la pantalla grande. Ya que mencioné eso, por favor, necesito más de Laura Aleman en mi vida cinéfila. No tan solo es una actriz hermosa sino talentosa. Su personaje de Andrea, la codiciada hermana menor, fue bien utilizado en la trama. Lo mejor que puedo decir es que en manos de otra actriz este personaje pudo convertirse en una caricatura, pero Aleman logra encontrar el balance aduaco para interpretarla de una manera jovial, pero sin dejar de ser humana.

Lamentablemente no puedo decir lo mismo de Yamil Collazo y su personaje de Junior Díaz, el hermano infiel. No me mal entiendan, el actor hizo un excelente trabajo y es quien saca las mayores risas por su comedia casual, sobre todo en el último acto del filme, pero al personaje le faltó más desarrollo, no necesariamente escenas en pantalla. Algo parecido se puede decir de la encantadora Elba Escobar y su personaje de Genoveva Sotomayor, la matriarca de la familia Diaz. La actriz hizo un gran trabajo, pero a su personaje, que resulta tener un secreto al final de la historia, le faltó un poco más de exposición. Dicho eso, me encantó que utilizaran a la madre para romper los estereotipos que asociamos que estos personajes. De hecho, este es una película que rompe mucho estereotipos y eso podría ser una razón suficiente para recomendarlo.

Sobre Logroño ya escribí mi sentir, y en cuanto al joven actor que interpretó a Andrés, hijo del personaje de Laura Aleman, no tengo mucho que aportar. Él es solo un niño, así que su actuación corresponde a su edad.

Después de verla

Mi mayor crítica para el filme es que se siente desbalanceada en momentos. Su historia va de un lado a otro y, a pesar de todo ir dirigido en una misma finalidad, el desarrollo de la trama es un tanto desenfocado. Dicho eso, si bien se aprecia el esfuerzo la verdad es que le faltó un poco para trascender de algo bueno a algo inolvidable.

Conclusión

Extra Terrestres representa un hito en el progreso del cine puertorriqueño que no se debe ignorar, pero tampoco se debe sacar de proporciones. La producción es un gran esfuerzo que destaca por su jocoso drama familiar que no cae en la comedia chabacana, la cual también tiene su espacio dentro del cine. A pesar de todo, es un filme que merece el apoyo de quienes queremos que el cine hecho en la isla siga mejorando. Al salir de la sala me sentí orgulloso del trabajo realizado y eso no es algo que puedo decir de todas las producciones hechas en el país. En otras palabras, la recomiendo.


Publicaciones relacionadas:

Crítica | Vico C: La vida del filósofo (2017) ★★★☆☆

Crítica | Broche de Oro: Comienzos (2017) ★★★3/4

(Visited 31 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *