Crítica | Vico C: La vida del filósofo (2017) ★★★☆☆

Luis Armando Lozada Cruz, no es un nombre que al escucharlo uno reconozca de primera intención, quizás ni sabes quién es; pero si alguien te dice “El filósofo del rap” Vico C es, probablemente, lo primero que vas a pensar. Esta es la historia del hombre a través de los momentos más significantes de su carrera artística; esta es la historia del artista a través de los sucesos más influyentes de su vida personal. Luis Armando Lozada Cruz es Vico C. Vico C es Luis Armando Lozada Cruz; y esta es su película.

Al igual que muchos crecí escuchando, en casette, la música de Vico. Recuerdo una vez, en primer grado, la maestra nos mandó a escoger una canción y cantarla frente a la clase y yo canté “Viernes 13”. Todavía hoy sigo escuchando el álbum “Aquel que había muerto” (1998), a mi entender la mejor producción con mensaje de corte religioso que he escuchado en mi vida. En otras palabras, soy fanático de su música.

Pocos exponentes, vivos, en la isla tienen una vida digna de llevar a la pantalla grande y Vico C es uno de ellos. Cuando me enteré que iban a hacer la película pensé “genial”; cuando supe que el director era Transfor Ortiz pensé “¿redención?”; y cuando vi el tráiler (me hubiese gustado que hicieran más de uno) la nostalgia me arropó y pensé “tengo que verla”. Sin embargo, todo eso queda a un lado al momento de hacer la reseñar el filme lo único que importa es mi impresión al terminar de verla.

La vida del filósofo comienza con mucha jocosidad, pero no pasa mucho para que se transforme en un honesto retrato de los momentos más turbios en la vida de Vico C. El biopic logra capturar de manera episódica los momentos más significativos de la vida y carrera del cantautor puertorriqueño. Presenta, con una fórmula de causa y efecto, su origen creativo, las altas, las bajas y las peores. En momentos la historia se siente repetitiva e incluso redundante. Creo que no le hubiera venido mal una que otra libertad artística, mas aprecio que la presentaran con la mayor fidelidad posible. No es nada del otro mundo, ni intenta serlo, pero en general es un filme que merece el apoyo del público.

He aquí que surge la pregunta, ¿qué tanto se disfruta la película por nostalgia y que tanto es mérito propio?

Siendo honesto, la nostalgia es parte fundamental de la experiencia. Fue interesante y entretenido tener un vistazo a los momentos que inspiraron lo que considero parte del soundtrack de mi vida. No voy a negar que me conmovió escuchar la escena del tema “Dándote vida”, pero no creo que el filme tenga los suficientes méritos para trascender. Valoro el mensaje que lleva de superación, pero el mismo sólo tiene impacto porque conocemos al protagonista antes de ver la película y no necesariamente porque la narrativa audiovisual nos llevó a conocerlo más.

Eduardo ‘Transfor’ Ortíz hace un trabajo limpio/maduro detrás de cámaras, pero me hubiese gustado ver algo con más carácter en la dirección. Esto es en parte culpa del guion, mismo que es demasiado estricto al momento de contar la historia tal y como pasó, o al menos lo más cercano posible; he aquí donde las libertades artísticas eran necesarias. La edición también se ve afectada por el guion, y es por eso que termina siendo un filme episódico en lugar de una narrativa que se sienta fluida. Dicho eso, el guion y la dirección hacen un buen trabajo escena por escena. Logrando un humor efectivo, al igual que momentos de tensión y emociones.

La fotografía me quedó debiendo. No es mala, pero tampoco es memorable.

Lo que sí es memorable son las actuaciones de Luis A. Lozada Jr., hijo de Vico C, y Mariangelie Vélez. El talento de estos jóvenes y la química que tienen en pantalla es el motor principal de la película. Gracias a ellos el filme se mantiene con vida a pesar de sus defectos. El parecido de Luis A. Lozada Jr. con su padre es ridículo, pero más lo es como capturó sus manerismos. Literalmente no pudieron escoger a un mejor actor para el papel. Por otra parte, Mariangelie Vélez se roba el show en más de una ocasión. La escena cuando pelean en medio de la sala fue una que me sorprendió por la intensidad y honestidad de la misma.

Otras escenas destacables son cuando por primera vez vemos a Vico pedirle a Dios en el hospital. La actuación de Lozada Jr. se fue a otro nivel. También cuando hacen la presentación de “Aquel que había muerto”.

Como era de esperarse, la música está a otro nivel. Al final del día son canciones de Vico y eso es oro musical; pero no puedo decir lo mismo del lip sync.  Debieron hacer un mejor ADR (Automated dialogue replacement) en las escenas que Luis A. Lozada Jr. cantaba los temas de su padre porque era tan obvio que él no los estaba cantando que me dolía verlo.

No hay violencia gráfica, pero sí el suficiente lenguaje soez/normal para darle peso a las escenas que lo necesitan. En otras palabras, no es una película para llevar a los más pequeños, pero sí una perfecta para llevar a jóvenes adolescentes ya que es bueno exponerlos a los tópicos que toca el biopic.

En lo personal no me impactó su mensaje, no creo que este se manejó de la mejor manera, pero a su vez la historia me mantuvo entretenido redescubriendo canciones que he escuchado toda mi vida y ahora, gracias a la película, tengo un mayor entendimiento sobre estos. Así que, por esa parte, el filme fue un logró su cometido.

En ocasiones la narrativa se siente repetitiva. Vemos al personaje caer, levantarse, volver a caer, volver a levantarse y nuevamente caer para… adivinen, volver a levantarse. Al menos para mí, es aquí cuando, por la repetición, se pierde el impacto del mensaje. También es aquí cuando se sacrificó fidelidad a los eventos reales por eficiencia narrativa.

En general me gustó y se la recomiendo a todo el mundo que, como yo, creció escuchando la música del titular.  No es una película excelente, ni mucho menos, pero sí cuenta con una interpretación honesta de la historia. Tiene sus buenos momentos graciosos y dos actuaciones principales que son dignas de destacar.  Como fanático de Vico C me pareció fascinante ver la película. Como fanático del cine el filme se dejó ver.

(Visited 118 times, 2 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *