Crítica | The Dark Tower (2017) ★★★☆☆

I do not aim with my hand. He who aims with his hand has forgotten the face of his father. I aim with my eyes. I do not shoot with my hand. I shoot with my mind. I do not kill with my gun. I kill with my heart.

Esta cita de la novela The Dark Tower: The Gunslinger (1982) fue una que al escucharla por primera vez en el cine me enamoró. La misma describe a Stephen King como escritor; es en ocaciones profundo, oscuro y clichoso (lo cual no tiene nada de malo).

Soy fanático de las adaptaciones de King, títulos como The Shining (1980), Misery (1990), The Shawshank Redemption (1994), The Green Mile (1999), The Mist (2007) y la mini-serie IT (1990) son parte de mi colección, pero si me preguntan “¿The Dark Tower (2017) va a entrar en esa colección?”, la respuesta sensata sería “no sé”.

Si hacen una edición extendida que contenga más exposición del mid world y desarrollo de personajes la compraría con mucho gusto, ya que el mundo mostrado es uno digno de explorar como una vez lo hicimos en la Tierra Media. De no ser una edición con más pietaje difícilmente la incluiría en mi colección, porque a pesar de tener grandes momentos, en general la película es una poco memorable.

Para el que no sepa, la trama de este filme es la siguiente; Jake Chamber (Tom Taylor) es un joven quien, tras la muerte de su padre, a comenzado a tener visiones sobre un mundo alternativo en el cual una inmensa torre se levanta y es lo único que protege a nuestro mundo de los horrores fuera del universo. En ese mundo alterno hay un hombre que viste de negro (Matthew McConaughey) que la quiere destruir y otro, un pistolero, (Idris Elba) la intenta proteger. Ambos están destinados a enfrentarse, pero es cuando Jake descubre un portal a este mundo que el inevitable encuentro entre los hombres se vuelve inminente.

Durante el primer acto hay tantas referencias a los trabajos de Stephen King que en lugar de estar prestándole atención a la historia uno está cazando los easter eggs. Es casi como un intento de distracción para que no se note lo poco interesante que son los primeros minutos.

Vamos a aclarar algo, The Dark Tower no es un desastre, te mantiene entretenido, pero no trasciende a ser algo extraordinario. Por ende, salí ligeramente decepcionado al verla ya que esperaba que fuera mejor. Pienso que se perdió una gran oportunidad con esta mitología, historia y actores, quienes hicieron un gran trabajo.

Lo mejor de la película es Idris Elba como Roland Deschain, el último Gunslinger. Su personaje es el más interesante de la historia; cada vez que está frente a frente a Matthew McConaughey, Walter/The Men in Black, el filme cobra vida. Lamentablemente no tienen muchas interacciones juntos, pero cuando lo están se ve el potencial no explotado de esta adaptación. El personaje de McConaughey es poco desarrollado, a pesar de salir bastante en pantalla, pero el actor hace que sea divertido verlo. Eso sí, su interpretación fue un tanto caricaturesca. La sorpresa fue Tom Taylor, quien interpreta a Jake Chamber, el protagonista de la historia. Su personaje es quien hace que todo se ponga en movimiento, pero es la actuación de Taylor lo que la mantiene aflote mientras no están Elba o McConaughey en pantalla. La actuación de Taylor llamó mi atención y me gustaría ver sus próximos proyectos.

La dirección de Nikolaj Arcel es competente. Se nota que hizo lo mejor que pudo para realizar una adaptación que complaciera tanto a los fanáticos de King como al público general del cine que nunca ha leído un libro del autor. Sin contar las escenas de acción, el trabajo de Arcel es uno que se aprecia, pero incluso con ese intento (como a quien le dan una cinta por participación) el resultado final se queda corto.

Sin contar las escenas de acción, sólo hay una escena que encontré mal dirigida. Esta es una conversación entre Roland y Jake casi al final del segundo acto. Estoy seguro que la misma fue parte de las regrabaciones (reshoots) que hicieron para darle más desarrollo al personaje de Elba, lo cual fue una buena decisión.

La mayoría de las escenas de acción son pobremente editadas y grabadas. Demasiado movimiento inecesario de la cámara (shaky cam) más una edición hyper activa hacen que sea una misión apreciar la acción.

Sin embargo, el problema mayor de la historia es el enfoque equivocado en contar una narrativa en 3 actos llena de referencias a otros trabajos de Stephen King en lugar de dedicarle tiempo a desarrollar y darle profundidad a la trama y sus personajes. La edición y la duración de 95 minutos son sin lugar a dudas los peores enemigos de esta película.

Tiene momentos en los cuales intenta hacerte sentir emocionado con la música, dirección y actuaciones, pero el filme nunca se gana que uno sienta emoción por los personajes, sólo curiosidad. Es por eso que esos momentos no funcionan como debería. No hay una conexión entre público y película como lo debería ser; y su climax, aunque entretenido, carece de fuerza e impacto.

En algún lugar dentro del filme hay uno mejor y más interesante. Quizás esté en otro mundo o en otra dimensión, no lo sé. Lo que sí les puedo decir es que The Dark Tower es peor de lo que esperaba pero no tan mala como pudo ser.


Publicaciones relacionadas:

(Visited 19 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *