Loading

wait a moment

Spider-Man (2002) ★★★★☆

¿Quién hubiese dicho que el director Sam Raimi, conocido en aquel momento era conocido filmes de bajo presupuesto como The Evil Dead (1985), Evil Dead 2 (1987), Darkman (1990), nos iba a traer una de las mejores películas del origen de un super héroes hecha a la fecha?

Antes del MCU este fue el filme que, junto a Blade (1998) y X-Men (2000), le dio relevancia y elevó los estandares de las películas basadas en cómics; sobre todos las que tienen que ver con el origen de un héroe. De una manera tradicional, sin tratar de conectar con otros personajes o escenas post-créditos, Spider-Man logró traernos con éxito la primera encarnación en la pantalla grande del trepa muros. Recuerdo con nostalgía lo emocionante que fue ver por primera vez al personaje cobrar vida en una producción de alto nivel.

Spider-Man siempre ha sido uno de mis super héroes favoritos, pero no fue hasta que vi este filme que descubrí el porqué. Desde su creación en 1962, este héroe capturó a los lectores de cómics al presentar la historia de tímido e inteligente joven que intenta mantener un balance entre su familia, los estudios, obtener dinero y ser un super héroe. La parte humana del personaje, tanto sus virtudes como sus defectos, más los problemas cotidianos a los que se enfrentaban, es lo que hacen del mismo uno tan apelante; y es esa esencia lo que el guionista David Koepp y el director Sam Raimi capturaron con maestria.

El guion de Koepp hace eco de los primeros cómics del personaje, y en ocaciones copia sin miramientos el material original creado por Stan Lee y Steve Ditko. La escritura sobresale al presentarnos de una manera divertida todo lo que debemos saber sobre esta adaptación y sus personajes. Lo peor que se puede decir del libreto es que en momentos los personajes se sienten un poco caricaturesco y over the top, pero esto es natural al tener en cuenta el material en el que está basado.

La estructura de la historia nos lleva a los momentos más importante del primer año de Spider-Man; comenzando en el día que obtuvo sus poderes y culminando con tras derrotar a su archi-enemigo Green Goblin. Se trabaja muy bien la interacción del titular con el resto del reparto y hay un excelente desarrollo de todos los personajes importantes.

La dirección de Raimi, quien es una fuerza creativa imparable (no hablemos de Spider-Man 3), muestra lo que un cineasta con talento puede hacer cuando un estudio le da confianza y presupuesto necesario para materializar su visión. El resultado final es, aún hoy en día, uno de los mejores filmes del género de super héroes. El pone su toque de humor y horror que tanto lo distingue.

El elenco, en su momento, fue virtualmente ideal para el material que se escribió. Tobey Maguire (Brothers, The Great Gatsby, Pawn Sacrifice) es convincente como el tímido Peter Parker que está descubriendo sus poderes y la responsabilidad que estos conllevan; Kirsten Dunst (Hidden Figures, Midnight Special, Melancholia) interpreta a la hermosa y popular M.J. Watson; Willem Dafoe (John Wick, Antichrist, The Hunter) es el malvado y dual Norman Orborn/Green Goblin; y finalmente, en uno de los casting más perfectos de la historia del cine, J.K. Simmons (Whiplash, Patriots Day, Juno) es el editor del Daily Bugle, J. Jonah Jemeson. 

Como dato curioso,  Willem Dafoe fue a las audiciones en busca del papel protagónico, osea Spider-Man.

Los efectos especiales y visuales logrados son excelentes para su fecha. Hoy en día se le notan los años, pero lo mismo se puede decir del 99% de los filmes de principios de los ’00s.

El diseño de vestuario logra ser fiel a los cómics, pero sin dejar de ser realista (especialmente cuando se trata del vestuario del villano).

La cinematografía de Don Burgess (Aquaman, Allied, The Conjuring 2) es buena y captura el estilo y tomas distintivas del director.

El ritmo no es malo, pero tampoco es el mejor. Sin embargo, la película se beneficia de su “primogenitura” y te cautiva al ser la primera encarnación del personaje en la pantalla grande.

La música de Danny Elfman (Batman, Superman, The Simpsons, Real Steel) no se puede dejar de mencionar; es AWESOME. Desde que comienza en los créditos de apertura te cautiva y te lleva, sin necesidad de historia o visuales, a un mundo heróico, pero lleno de peligros, momentos emocionantes y oscuros.

Sin dudas, esta fue la primera producción moderna que subió el nivel en el género; seguida por Spider-Man 2 (2004), Batman Begins (2005), Iron Man (2008) y finalmente The Dark Knight (2008). Hoy en día la sigo considerando la primera adaptación de un cómic que logró ser satisfactoria de principio a fin.


Publicaciones relacionadas:

Spider-Man: Homecoming (2017)

The Amazing Spider-Man (2012)

Baby Driver (2017)

(Visited 148 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *