Loading

wait a moment

Crítica | Fast Five (2011) ★★★★☆

Desde Tokyo Drift (2006) la franquicia de pasó por un proceso de reinvención que la llevó a esta quinta parte, mejor conocida como “el Santo Grial de la serie”. Las carreras pasaron a un segundo plano y la acción se convirtió en la atracción principal, tanto así que en la cuarta película (Fast & Furious) hay dos y en esta quinta sólo una. La dirección de la serie cambió, para bien, de una forma natural, manteniéndose  relevante tanto para fanáticos de las películas originales como para los nuevos seguidores.

La transición entre filmes de carreras clandestinas y películas de acción “over the top” fue bien realizada y por eso aplaudo a los productores, escritores y a Justin Lin (Tokyo Drift, Fast & Furious, Fast Five y Fast & Furious 6), quienes han hecho un excelente trabajo al reinventarse en casi todas las entregas de la serie, adaptándose al público hasta convertir a la franquicia en una de las más populares y exitosa en los pasados dieciséis años.

Cuando la comparamos con las otras 6 entregas de la serie (aún no he visto The Fate of the Furious), este filme es el mejor. Su valor de producción es el más impresionante de la saga; la dirección Lin muestra su maestría y entendimiento de la franquicia, con un tono perfecto entre puro entretenimiento y desarrollo de personajes. Fast Five no es simplemente una estúpida película de acción, sino una estúpida y entretenida película de acción con personajes a los cuales apoyamos.

¿Se imaginan lo que hubiera pasado si estos filmes se hubieran quedado solo en carreras clandestinas?

No se lo tienen que imaginar ya que hay muchos ejemplos de franquicias las cuales se han quedado haciendo básicamente lo mismo por más de cinco películas (ej. Friday the 13th, A Nightmare on Elm Street, Saw, Paranormal Activity) y ya sabemos cómo le ha ido. Eventualmente el público se cansa y las deja de apoyar.

Este quinto capítulo se desarrolla en Brasil, donde Brian O’Coner (Paul Walker) y Dominic “Dom” Toretto (Vin Diesel) se reúnen para hacer un “último” trabajo, que involucra robarle todo el dinero al mafioso más poderoso de Rio de Janeiro. La trama en sí no es nada del otro mundo, pero el concepto se eleva al traer a varios de los personajes de los pasados filmes, lo que convierte a la película en un híbrido entre Ocean’s Eleven (2001) y The Italian Job (2003).

El aspecto familiar se siente más fuerte que nunca y esto se refleja positivamente en el espectador (especialmente los que hemos visto toda la serie). A estas alturas ya estamos tan familiarizados con estos ocurrentes ladrones que es fácil comprar la química entre ellos a pesar de lo absurdo de algunas de sus secuencias de acción. Si a esto le sumamos la presencia de Dwayne “The Rock” Johnson en el papel de Tommy Lee Jones en “The Fugitive” (1993) tenemos el mejor y más divertido capítulo de la serie a la fecha.

Voy a hacer un paréntesis solo para hablar de The Rock. El cae como anillo al dedo para esta película. Es el oponente perfecto para enfrentar a Vin Diesel y trae consigo un huracán de testosterona. Simplemente es un gusto verlo en pantalla junto a el resto de los personajes.

No hay un momento en el filme el cual no sea entretenido. Si no hay acción, te estás riendo, e incluso hay alguno que otro momento emocional, no como para llorar, pero ahí están para darle más impacto a la trama.

Las actuaciones son buenas y en el peor de los casos funcionales.

La película supera a sus anteriores partes en casi todos los aspectos, pero los efectos visuales no son uno de ellos. No son malos, pero ya que se usan más, sobre todo en el último acto, sus imperfecciones son más notables.

En Fast Five hay cosas que desafían la lógica. también cosas que desafían la física, pero lo importante es que el resultado final es una experiencia entretenida… muy entretenida… ridículamente entretenida.


Publicaciones relacionadas:
(Visited 15 times, 1 visits today)

6 thoughts on “Crítica | Fast Five (2011) ★★★★☆

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *