Loading

wait a moment

Crítica | The Martian (2015) ★★★★1/2

La mejor película de ciencia ficción del año. El mejor trabajo del director Ridley Scott desde Gladiator (2000). Una verdadera odisea espacial. Una de las mejores experiencias cinematográficas del 2015. Hay muchas formas en que se puede describir este filme, pero lo que de verdad deben saber es que no pueden dejar de ir a ver The Martian en los cines mientras esté en cartelera.

La historia, por si no la saben, trata sobre Mark Watney (Matt Damon), un astronauta que es dejado por accidente en el planeta Marte y tiene que buscar la forma de sobrevivir al menos un año con escasos recursos. Todo esto con la esperanza de encontrar una forma de comunicarse con la Tierra para tener una posibilidad de ser rescatado.

Si alguien después de ver la película me hubiera dicho que esto es una historia basada en hechos reales, le hubiese creído. Así de buena es su dirección y guion. Algo que tienen que saber de The Martian, y me hago eco de otros reseñadores, es que este es un filme sumamente optimista y contiene mucho humor, cosa que hace que uno simpatice aún más con el protagonista al verlo dar su mejor cara contra la adversidad. La tensión también es manejada con maestría y siempre está presente en la historia, así que no piensen que todo es alegría.

La cinematografía de Dariusz Wolski (The Crow) es espectacular, así como los efectos especiales, visuales y la escenografía. Realmente en la parte técnica no hay quejas ya que The Martian, al igual que Mad Max: Fury Road, es un espectáculo visual.

El elenco es uno excelente, pero Matt Damon se roba el show con su fenomenal interpretación. Te ríes con sus ocurrencias y sufres cada vez que enfrenta un problema. El resto de los personajes tienen la suficiente exposición para conocer quiénes son, pero nunca se desvirtúa el enfoque narrativo. Lo mismo pasa con la exposición de la historia, que a duras penas te muestra la magnitud de las repercusiones que este incidente tiene a un nivel mediático y social pero sí te da a entender qué está pasando y deja a la imaginación los detalles.

Lo único negativo que se puede decir sobre la película es que hay algunas escenas que arrastran ligeramente el ritmo de la historia, especialmente en el último acto, pero esto no es algo que te deba hacer dudar en irla a ver. En sus casi dos horas y media de duración, The Martian te va a mantener en el borde de la silla y totalmente sumergido en su trama. Se la recomiendo a todo cinéfilo, ya que esto es un clásico moderno de Ridley Scott.


Publicaciones relacionadas:

Crítica | Alien: Covenant (2017) ★★★1/4

Crítica | Alien (1979) ★★★1/2

(Visited 20 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *