Crítica | Alien (1979) ★★★1/2

Publicado originalmente el 8 de Octubre de 2016.

El clásico de ciencia ficción y horror de 1979 dirigido por Ridley Scott es una de las obras maestras que todo cineasta aspira a lograr y todos los cinéfilos desea encontrar. Pocas veces se crea algo nunca antes visto, icónico y que marque un estándar; Alien (conocida en latino América como Alien: El octavo pasajero) logra eso y más.

La historia trata sobre la tripulación del Nostromo, una nave espacial comercial, que en su regreso a la Tierra recibe una posible llamada de auxilio. Dicha llamada proviene de una luna (LV-426) cercana a la que descienden. Ahí descubren una extraña forma alienígena desconocida que los comienza a atacar viciosamente. En otras palabras esto es un monster movie en el espacio.

Hay muchos aspectos a considerar a la hora de reseñar un filme tan influyente como este. La dirección, guion, diseño de producción, efectos, actuaciones, música, etc. Todos son factores que siempre tengo en cuenta al momento de analizar las película, pero antes de pasar a algunos de ellos creo que es justo dedicarle un párrafo al verdadero genio detrás de todo, H.R. Giger.

No pretendo quitarle méritos a nadie, creo que todos los envueltos en este proyecto hicieron un excelente trabajo, pero al Cesar lo que es del Cesar. El arte de Giger es lo que distingue a esta franquicia entre otras del mismo género. Él elevó el filme con su diseño para el xenomorfo y los escenarios alienígenas. Incluso ganó en 1980 un merecido Oscar por su trabajo hecho en esta película. Mismo que fue muy merecido porque la verdad su arte es único. Giger fue, y a través de su arte sigue siendo, uno de esos artistas que con su estilo transcienden y crea algo nuevo.

La dirección de Scott captura toda la profundida, silencio y desesperanza que presenta su premisa, misma que básicamente es la de una casa embrujada, pero en lugar de una casa es una nave espacial y en vez de un fantasma es un alienígena. En sus primeros minutos, especialmente la introducción de la nave Nostromo, Scott se toma todo el tiempo del mundo para presentarnos, al mejor estilo de Kubrick, el escenario en que se desarrollará la trama. Luego deja que el guion se manifieste de una manera fluída, casi casual, hasta llegar a los momentos más climáticos, mismos que son ejecutados a la perfección.

Los primeros dos actos se pueden tornar lentos, pero como al cocinar a fuego lento el resultado final es mejor. Sinceramente hay momentos en que la película es aburrida en su narrativa, pero siempre hay algo interesante para ver o escuchar, especialmente en los diseños de Giger y la cinematografía de Derek Vanlint (Dragonslayer). Se siente como si el cincuenta porciento (50%) de la historia se centrara en conversaciones o largas tomas en silencio, así que si prefieres filmes con un ritmo rápido Alien no debe ser la primera opción de tu lista. Es verdad que esa lentitud es un mal necesario para crear la tensión del tercer y último acto, pero puedo entender a alguien que me diga que no le encanta el principio de la película.

El guion no es especialmente destacable, por lo menos en cuanto a diálogos se refiere, pero entre la dirección, actuaciones, factor sorpresa y varios giros en la trama, nos brinda una historia memorable a la cual los otros componentes le sacan lo mejor de ella. Dicho eso, el concepto de los monstruos y el desarrollo de la trama es simpelemente brillante.

Todos los actores hicieron bien su trabajo (especialmente el gato), pero si de alguien hay que hablar es de Sigourney Weaver. Su interpretación del personaje principal es una muy humana. Ella logra capturar la fortaleza de una mujer que tiene una profesión sacrificada, la confusión de la situación en la que se encuentra y la enteresa a pesar del miedo a la hora de enfrentarse al xenomorfo.

Hablando del xenomorfo, ya que es tópico obligado en una reseña de esta película. El monstruo es terrorífico. La elección de mostrarlo lo menos posible fue una acertada y no dudo que haya sido el causante de las pesadillas de varias personas que vieron el filme cuando pequeños.

A pesar de mi respeto por lo logrado en Alien, sería hipócrita escribir que es mi filme favorito de la franquicia, ese título es para su secuela. En otras palabras, me gusta pero no me mata a pesar de ser un clásico. Dicho eso, su impacto en el cine es innegable y sigue vigente hoy en día, lo cual se puede apreciar en películas como LIFE (2017).

Lo recomiendo porque ha envejecido muy bien con más de tres (3) décadas en su haber. Especialmente sus efectos especiales/prácticos se ven mucho mejor que la mayoría de las producciones modernas del mismo género. Si no la han visto háganlo, tanto por que es un clásico del género como por su calidad.


Publicaciones relacionadas:

Alien (1979) regresa a los cines

Life (2017)

Aliens (1986)

Alien: Covenant (2017)

Prometheus (2012)

(Visited 8 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *