Loading

wait a moment

Crítica | A Cure for Wellness (2017) ★★★☆☆

Gore Verbinski (The Ring) regresa al género de horror y suspenso (más suspenso que horror) psicológico con esta película que tienes todos los elementos para convertirse en un clásico, pero no lo logra. A Cure for Wellness es la historia de Lockhart (Dane DeHaan), un ambicioso ejecutivo enviado a los Alpes suizos en busqueda del CEO de la compañía a la que pertenece, quien se encuentra en el alejado y misterioso “Wellness Center”.

Lo bueno

Si hay algo que no se puede negar sobre este filme es la hermosa cinematografía de Bojan Bazelli (The Ring). Es lo primero que uno nota de la película y durante su duración las tomas, complementados por un perfecto diseño de escenarios y locaciones, son cautivadoras. Visualmente es impresionante; la influencia de The Shining (1980) es notable, y me atrevo a decir que hay un poco de The Phantom of the Opera.

La música de Benjamin Wallfisch es sobresaliente y posiblemente el segundo aspecto que más disfruté. La canción de cuna “Hannah and Volmer” es el tema principal de A Cure for Wellness, y el mismo es tanto bello como aterrador.

El elenco es sólido, pero es la actuación principal de Dane DeHaan (Chronicle, Lawless) la que destaca. Este talentoso actor carga practicamente sólo la trama, incluso cuando esta se ve afectada por su ritmo narrativo y dirección.

En general es un filme que un gran valor en su producción, buenas actuaciones y una historia conceptualmente interesante, perturbadora y digna del género. Se puede decir que A Cure for Wellness no tiene las agallas de explorar y experimentar con su historia multiples fases que normalmente no vemos combinadas.

La escena del dentista es la mejor.

Lo malo

El desarrollo es uno lento de principio a fin. La película dura 2 horas y 26 minutos, pero se siente como si fueran 4. Lamentablemente el ritmo, si bien hizo del primer acto uno efectivo, afectó enormemente a los otros dos. Es frustrante ver una buena historia, con muchos momentos efectivos de suspenso, que se vea negativamente afectada por tener exceso de desarrollo, exposición y tomas; llegando al punto de ser aburrida. Más de una vez miré el reloj para intentar calcular cuanto tiempo faltaba para que terminara.

La dirección fue competente creando una atmósfera tensa, pero falla junto a la edición, en mostranos la mejor versión de esta historia. Preferiría leer una novela o ver una miniserie de dos a tres episodios basados en la misma premisa que ver el filme nuevamente.

El guion si bien es mayormente uno sólido, lleno de escenas tensas, también tiene momentos sumamente predecibles y hasta ridículos en su desarrollo. El tercer acto se siente incompleto y hecho con prisa para no seguir extendiendo la duración de la película.

Conclusión

A Cure for Wellness tenía el potencial de ser una obra maestra. Incluso hay momentos, especialmente en el primer acto, en los cuales parece que lo será, pero su ritmo y casi dos horas y treinta minutos evitan que esto pase. Es posible que la aprecie más con el pasar del tiempo y tras verla nuevamente en un futuro. Dicho eso, por el momento siento que el filme no alcanzó su verdadero potencial y de cierta forma me decepcionó. Tiene más aspectos positivos que negativos, pero queda en la subjetividad de cada espectador determinar cuáles tienen más peso.


Publicaciones relacionadas:

33 películas de horror que veremos en el 2017

El suspenso psicológico escondido detrás de A CURE FOR WELLNESS

Las metáforas en A CURE OF WELLNESS

Dane Dehaan habla sobre la problemática detrás de A CURE FOR WELLNESS

El director Gore Verbinski vuelve al cine de terror

Psychology thrillers como antesala de A CURE FOR WELLNESS

A CURE FOR WELLNESS desde un punto de vista psicológico

(Visited 33 times, 1 visits today)