Crítica | Annabelle (2014) ★★☆☆☆

Tras el estreno de The Conjuring (2013) y la respuesta positiva hacia la muñeca Annabelle, no pasó mucho para que anunciaran que iban a hacer un spin-off centrado en el juguete. He aquí que llegó el verdadero monstruo que teme todo cinéfilo; los productores que con tal de capitalizar sobre el éxito de una película manda a hacer sin ninguna visión artística.

El filme dirigido por John R. Leonetti (Wish Upon, Mortal Kombat: Annihilation, The Butterfly Effect 2) y escrito por Gary Dauberman (Final Destination 5, A Nightmare on Elm Street remake), tenía todos los elementos para ser una de las mejores películas de horror en su año de estreno, pero fuera de un par de momentos se quedó muy lejos de serlo.

La introducción de la muñeca de porcelana en The Conjuring es el ejemplo perfecto del potencial que tiene una historia alrededor de Annabelle, pero el resultado final son 50 minutos de escenas atropelladas; las cuales ya había visto en los tráilers. No es lo peor que he visto, su valor de producción es uno decente, pero cuando ves algo que no tiene ningún impacto y su valor de entretenimiento se limita a dos escenas, es justo decir que su ejecución no cumple con las expectativas.

Si eres que del grupo que piensa que una buen filme de horror es ese que tiene muchos jumpscare, quizás te guste la película, sobre todo los últimos 30 minutos. Pero si eres como yo y le exiges un poco más a tus títulos del género, sobre todos si van a proclamarse en el mismo universo que The Conjuring, sólo ve la escena del sótano y ya habras visto lo mejor Annabelle (2014).

No esperaba mucho del director de Mortal Kombat: Annihilation (1997), pero cuando tienes un material “basado en hechos reales” (esta historia no fue basada en nada) dentro del mismo universo de horror establecido, mínimo se espera algo decente, pero ni eso fue. Dicho eso, este es, probablemente, el mejor filme que Leonetti ha hecho.

Entre los aspectos positivos, entiendo que la cinematografía, música, actuaciones y los efectos fueron bien logrados. Sin embargo, el libreto, dirección y edición le restan demasiado a la película. La historia tampoco es nada del otro mundo, pero para hacer justo la de The Conjuring tampoco lo es. La diferencia se encuentra en que la ejecución James Wan fue una hecha con visión artística y la de Leonetti no.

No siendo tan duro con el filme y dejando hablar al fanático del horror que habita en mí, puedo decir que como complemento de otra franquicia se deja ver. No me mal interpreten, sigo pensando que para nada es lo mejor que se pudo hacer con este material. Se nota en el resultado final que su producción fue una atropellada la cual sacrificó calidad con tal de estrenar en octubre.

Es el tipo de película que te aburre por dos actos y en el último intenta engañarte para que pienses que viste algo bueno. No lo recomiendo a menos que seas fanático/a del horror o fácil de asustar. Este spin-off de The Conjuring (2013) es la suma de Rosemary’s Baby (1968), The Exorcist (1973) y Child’s Play (1988), restandole todo lo que hace a esas tres películas memorables.


Publicaciones relacionadas:

Crítica | Annabelle: Creation (2017) ★★★★1/2

Crítica | The Conjuring (2013) ★★★★☆

Crítica | The Conjuring 2 (2016)

Crítica | Insidious (2013)

Crítica | Saw (2004)

(Visited 33 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *